domingo, 15 de abril de 2018

Pidiendo la Presencia de Dios. 2 Crónicas 6.


Resultado de imagen para pidiendo la presencia de diosLa presencia de Jesucristo en nuestra vida es lo que la transforma. Solo Jesucristo en nuestro hogar lo puede restaurar. La presencia de Jesús en nuestros negocios los hace prósperos, Jesucristo en nuestro corazón nos da una nueva vida. De nada sirve la riqueza si Cristo no está en nuestra vida. La verdadera paz se la consigue solo con Jesús en nosotros. Romanos 5: 1 “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;
Es la presencia de Dios en el templo que hace que sucedan milagros.

Muchas veces acudimos al templo con la intención de pedirle a Jesucristo que nos de la provisión económica, que cambie a nuestra familia o que nos sane de cualquier dolencia, pero muy pocas veces pedimos por la presencia de Dios.
Donde esta Jesucristo hay paz, hay sanidad como consecuencia de una vida renovada y transformada.
Como pedir la presencia de Dios.
1. No avergonzándonos de él. V 12 “Se puso luego Salomón delante del altar de Jehová, en presencia de toda la congregación de Israel, y extendió sus manos.” pablo no se avergonzaba del evangelio y lógicamente tampoco de Dios. Romanos 1: 16 “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.
2. Humillándonos delante de Dios. V 13 “Porque Salomón había hecho un estrado de bronce, de cinco codos de largo, de cinco codos de ancho, y de altura de tres codos, y lo había puesto en medio del atrio: y se puso sobre él, se arrodilló delante de toda la congregación de Israel, y extendió sus manos al cielo, y dijo: si nos arrodillamos delante de Dios él nos pondrá de pie delante de los hombres.
3. Exaltando la grandeza de nuestro Dios. V 14 “Jehová Dios de Israel, no hay Dios semejante a ti en el cielo ni en la tierra, que guardas el pacto y la misericordia con tus siervos que caminan delante de ti de todo su corazón;” de nuestra boca no solo deben salir reclamos o peticiones. Debemos alabarlo, reconocer su grandeza decirle cosas agradables.
4. Siendo humildes delante de Jesucristo. V 18 “Mas ¿es verdad que Dios habitará con el hombre en la tierra? He aquí, los cielos y los cielos de los cielos no te pueden contener: ¿cuánto menos esta casa que he edificado?” el problema del cristianismo moderno es que ya no suplicamos, ahora exigimos. Los seres humanos nos acostumbramos tanto a  recibir milagros que creemos que es una obligación.
5. Estando seguro de lo que su presencia causaría en nuestra vida.
                   5.1. Dios nos escucha. V 23 “tú oirás desde los cielos, y actuarás, y juzgarás a tus siervos, dando la paga al impío, haciéndole recaer su proceder sobre su cabeza, y justificando al justo al darle conforme a su justicia.” El hecho de que tengamos problemas no significa que Dios no nos escuche. Por el hecho de que a un joven le vaya mal en los parciales de la universidad no significa que sus padres lo hayan abandonado.
                   5.2.Él nos Perdona. V 25 “tú oirás desde los cielos, y perdonarás el pecado de tu pueblo Israel, y les harás volver a la tierra que diste a ellos y a sus padres” las personas que no se creen perdonadas siempre viven con sentimientos de culpa que no les permite avanzar.
No hay hombre en la tierra que grite tan fuerte que pueda obligar a Dios hacer un milagro, si Dios hace milagros es por su amor y su misericordia.
Es la presencia de Dios la que hace que suceda milagros, donde esta Cristo hay paz y hay sanidad.